I Am Bread

I Am Bread 1.0

Una misión. Un destino. Una rebanada.

I Am Bread es un simulador paródico. Al igual que el irreverente Goat Simulator, I Am Bread se basa en un concepto ridículo: controlar a una rebanada de pan. ¿Tu misión? Tostarte y ser muy rica. ¿Tus adversarios? Todos los objetos que puedes encontrar en la cocina. Ver descripción completa

PROS

  • Mucho contenido
  • Divertido e inusual
  • Te permite ser creativo

CONTRAS

  • Los controles con teclado

Muy bueno
8

I Am Bread es un simulador paródico. Al igual que el irreverente Goat Simulator, I Am Bread se basa en un concepto ridículo: controlar a una rebanada de pan. ¿Tu misión? Tostarte y ser muy rica. ¿Tus adversarios? Todos los objetos que puedes encontrar en la cocina.

Adelante pues: embárcate en una aventura épica y con mucha… miga.

Prometemos no hacer más chistes malos al respecto.

A tostarte se ha dicho

El mismo título de I Am Bread ya lo dice: eres una rebanada de pan que sueña con convertirse en una tostada. Tu misión en el Modo Historia consistirá en explorar una serie de escenarios interactivos en busca de alguna fuente de calor para que puedas tostarte.

Explorarás un garaje, un jardín, una cocina… En el mundo real estas localizaciones son aburridas pero en I Am Bread esconden grandes aventuras y un montón de secretos y posibilidades. Usa la sartén para catapultarte hacia la papelera; enciende la motosierra y desata el caos; riega las plantas y… ¡mira cómo crecen! ¡Wooo!

I Am Bread podría haberse quedado en una mera anécdota pero, como ocurre con Goat Simulator, este simulador de rebanada de pan está repleto de modos opcionales: en Zero G debes intentar cumplir tu objetivo en un entorno de gravedad cero, en Bagel Race serás una rosquilla que participará en vertiginosas carreras…

¡Desata tu creatividad!

En el control se esconde el encanto de I Am Bread. Manejas a la rebanada con cuatro teclas (o botones si utilizas un mando). Cada tecla controla uno de los bordes de la futurible tostada. Ya te lo adelantamos: cometerás muchos errores. Pero en parte esa es la gracia de I Am Bread. Los accidentes provocarán situaciones inesperadas y no podrás evitar reírte de tus desventuras… siempre y cuando juegues con mando.

Los controles en teclado no acaban de funcionar del todo bien. Incluso cuando ya hayas dominado los controles y seas más preciso en tus movimientos, la rebanada a veces irá por dónde le da la gana sin motivo aparente. Se nota que I Am Bread ha sido pensado para poder ser adaptado en consolas y por eso con mando funciona mejor.

Poco a poco sí que aprenderás a controlar a la rebanada. Es entonces cuando entran en juego los modos opcionales y los retos de cada nivel. ¿Podrás tostarte con un sabor óptimo, untándote en mermelada? ¿Lograrás superar la misma misión pero en gravedad cero? La vida del pan es dura, camarada.

La física del juego es su segunda arma secreta. Casi todos los objetos en el juego son interactivos y se moverán de forma realista. Eso significa que casi todos los planes que traces en tu mente son viables. Prepárate para convertirte en el McGyver de las rebanadas de pan.

Los controles y la física de I Am Bread se fusionan para incentivar que experimentes con lo que quieras. En este sentido, I Am Bread es un juego muy social. Es genial jugarlo con amigos y pasarse el control para ver lo que ocurre cuando cuatro, seis u ocho manos se involucran en la aventura del pan.

No hemos visto un simulador de pan mejor. Tampoco es que hayamos visto muchos más

Cuando se anunció I Am Bread pensábamos que iba a quedarse en un juego tonto, en un simulador para reírse un rato y dejarlo estar en seguida. En cambio la versión final de I Am Bread está repleta de contenidos, modos y opciones… que desatarán tu creatividad y tus ganas de experimentar.

I Am Bread es, en definitiva, el mejor simulador de rebanadas de pan de la historia.

I Am Bread

Descargar

I Am Bread 1.0